El fin de la catequesis es que la fe, ilustrada por la doctrina se torne viva, explícita y activa tanto para los niños y adolescentes como para los adultos.

Al dar la catequesis obsérvese el orden debido y el método acomodado no solo a la materia de que se trate, sino también al carácter, aptitudes, edad y condiciones de vida de los oyentes. Dicha instrucción debe fundarse en la sagrada escritura, en la tradición, en la liturgia, en el magisterio y vida de la iglesia.

ALGUNOS CRITERIOS

  1. La acción catequética debe favorecer la experiencia o vivencia de cuanto se aprende.
  2. La catequesis es, ante todo, un camino de fe y no solo un aprendizaje de contenidos racionales sobre la fe.
  3. Debe servir a los bautizados a su crecimiento en la fe y para su inserción en la vida de la comunidad eclesial y humana.
  4. La acción catequética debe ser educativa y apropiada a la capacidad y edad de los catequizandos, a su proceso de crecimiento y a su realidad.
  5. La acción catequética se debe realizar en forma organizada y programada con espacios de evaluación.

 

Santo del día

20 Agosto 2019

  • San Juan Eudes
    En la segunda mitad del siglo XVI, vivía en Ri, Normandía (Francia), un granjero llamado Isaac Eudes, casado con Marta Corbin. Como no tuviesen hijos al cabo de dos años de matrimonio, ambos esposos fueron en peregrinación a un santuario de Nuestra Señora. Nueve meses después tuvieron un hijo, al...

Noticias del vaticano

20 Agosto 2019

  • San Juan Pablo II lanzó este desafío a los jóvenes un día como hoy
    VATICANO, 19 Ago. 19 (ACI Prensa).- El 19 de agosto de 1989, en Santiago de Compostela en el marco de la IV Jornada Mundial de la Juventud, el Papa San Juan Pablo II lanzó un especial desafío a los jóvenes, que en su mayoría abrazarían el matrimonio como vocación, para que defiendan siempre la vida y la familia; y para que sean testigos de la verdad en un mundo que no sabe adónde ir.
  • Acudir a un adivino a que lea la mano no es cristiano, afirma el Papa Francisco
    VATICANO, 18 Ago. 19 (ACI Prensa).- El Papa Francisco recordó que es una incoherencia llamarse cristiano y acudir a un adivino o adivina a que lea la mano: “Eso es superstición, no es de Dios”, aseguró.