Índice del artículo

PRIMEROS HABITANTES DE DONMATÍAS

En cuanto a los pobladores aborígenes del territorio de este municipio, son muy escasos los datos históricos que poseemos. Sabemos, sí, que en 1581 don Gaspar de Rodas descubrió y recorrió la región, siendo las tribus de los Katíos y Nutabes los pobladores por entonces de la comarca.     

Donmatías fue ocupada por los colonos de 1624, hace por lo tanto unos 327 años. En este año llegaron colonos de la ciudad de Antio-quia, que dieron origen a un pequeño "sitio" que tomó el nombre del. vecino más importante. En el año de 1750 empezaron a poblarse los lugares llamados: San Andrés, Las Animas, Las Juntas, La Chorrera, y lo que forma hoy el casco de la población; o lo que es lo mismo: Las Minas de don Matías Jaramillo, vendidas poco después a don Andrés Echeverri, quien las traspasó más tarde al Pbro. don CristóbaJ de Restrepo, el que a ¡fu vez las vendió a Francisco Miguel de Tamayo.

En 1782 se fundó en este lugar una población que se denominó San Antonio del Infante, la que quedó 'bajo la jurisdicción de la ciu­dad de Antioquia hasta que en el año de 1814 entró a, figurar como Distrito con su primitivo nombre.El poblado fue fundado en 1787, al nordeste de la capital del De­partamento, en terrenos que antes pertenecían al municipio de Co-pacabana. Dista de la capital de la República unos 506 kilómetros.Los primeros emigrantes españoles radicados en aquella región, fueron andaluces, castellanos y vascos, gentes todas estas de gran aliento emprendedor, y todo indicaba que no eran pusilánimes. Tan­to la vivienda como el vestido, los alimentos como los hábitos sociales indicaban una orientación educacional sabiamente trazada por el en­tonces "regenerador, el Moisés de Antioquia", Mon y Velarde.En Antioquia se conocían en el siglo XVII cuatro castas o clases de habitantes.¿Cuál de estas clases habitó nuestra patria chica? Muy claro lo dice éT Gobernador Chaves, cuando en 1759 escribía al Virrey:"Hay tantas minas en esta región, que apenas es posible asentar el pie que no sea sobre oro.... y además el número de negros quetrabajan en ellas no alcanza a 900... los propietarios de las minas de Riochico y Riogrande, se quejan de la escasez de negros de labor y que la mayor parte del producto se dedica a su compra......". Másadelante se dice que sus habitantes eran "cristianos viejos, limpios de toda mala raza".

En los primeros años de la Independencia, al desaparecer las li­gaduras políticas impuestas por los gobiernos coloniales, estos habi­tantes dieron vuelo a sus cualidades nativas y llevaron sus fuerzas creadoras a donde quiera que el trabajo, la independencia personal y el apego a su religión pudiesen dar abrigo seguro a su hogar, que es la forma real de su mundo.Santa Rosa, la Señora del Norte, extendió sus hábitos y costum­bres de los primitivos mineros, buenas y santas por gracia divina, y los lanzó luego al Nechí, Riogrande y Riochico.En 1845 tenía Donmatías 2.400 habitantes: número respetable, en la época; estaba antes que Santo Domingo y apenas igual a Yarumal.Su crecimiento demográfico ha sido muy lento, pues en 1850 con­taba 2.500 habitantes.

Santo del día

30 Septiembre 2020

  • San Jerónimo, Doctor de la Iglesia
    Nació en Dalmacia (Yugoslavia) en el año 342. San Jerónimo cuyo nombre significa "el que tiene un nombre sagrado", consagró toda su vida al estudio de las Sagradas Escrituras y es considerado uno de los mejores, si no el mejor, en este oficio. En Roma estudió latín bajo la dirección del más famoso...

Noticias del vaticano

30 Septiembre 2020

  • Papa Francisco autoriza nuevos decretos de Congregación para las causas de los Santos
    VATICANO, 30 Sep. 20 (ACI Prensa).- La oficina de prensa de la Santa Sede informó que el Papa Francisco autorizó a la Congregación para las causas de los Santos promulgar nuevos decretos que reconocen un milagro, cuatro martirios y las virtudes heroicas de dos religiosas.
  • El Papa lamenta que en muchas familias cristianas no se enseñe la Biblia
    VATICANO, 30 Sep. 20 (ACI Prensa).- Con motivo del 16º centenario de la muerte de San Jerónimo, el Papa Francisco firmó este miércoles 30 de septiembre la Carta Apostólica “Scripurae Sacrae affectus” en la que destaca la “estima por la Sagrada Escritura, un amor vivo y suave por la Palabra de Dios escrita” como la “a herencia que san Jerónimo ha dejado a la Iglesia a través de su vida y sus obras”.